Utilizamos cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

Selección de espejos con iluminación led

Los espejos son un elemento indispensable en cualquier hogar porque además de su funcionalidad, decoran, amplían visualmente el espacio y multiplican la luz gracias a la reflexión.

La ubicación de los espejos nos ayuda a agrandar los espacios al proporcionar una mayor amplitud y profundidad a una habitación. Son especialmente útiles en habitaciones pequeñas, con techos bajos o en pasillos estrechos o cortos.

Selección de espejos con iluminación led

Los espejos con luz led incorporada son doblemente útiles, ya que permiten vernos con mayor precisión, ya que proporcionan una luz potente que ilumina de forma homogénea sin deslumbrar.

Luz de precisión y luz ambiental

Además de los modelos más clásicos para baños, hay modelos con diseños especiales para habitaciones, vestidores, tiendas y hoteles.

Estos espejos con luz proporcionan una luz ambiente cuando no recurrimos a otro tipo de iluminación y si llevan regulación podremos jugar con la intensidad de la luz para un efecto más íntimo y relajante.

Algunos modelos llevan una luz más potente en la parte delantera y otra más difusa en la parte posterior para crear un efecto de retroiluminación más agradable.

Espejos con luz para baños

Hay modelos de espejos con luz especialmente diseñados para baños. Otra de las ventajas de colocar este tipo de iluminación en cuartos de baño es que no se necesita un aplique extra para iluminar el lavabo, y las paredes quedan más limpias. Por este motivo son perfectos para baños pequeños o minimalistas al eliminar elementos extra.

Podemos elegir entre formas cuadradas, rectangulares, circulares o a medida para integrarlos en cualquier cuarto de baño y para que arreglarnos antes de salir de casa sea más fácil todavía.

Recuerda: en baños amplios, las parejas de espejos o la fabricación a medida son las mejores opciones.

Aunque en baños, la recomendación general es la luz fría, para vernos mejor la piel, lo ideal es un tono 3000°k con un índice de reproducción cromático alto para que el color se aprecie de la manera más real posible. De todos modos, también habrá que considerar el estilo del baño -romántico, rústico, moderno…-, los gustos personales y la propia visión a la hora de elegir.

Recuerda: te ayudamos a encontrar tu luz.

 Saber más…

SUBIR